Poemario de fuerte intensidad en la nariz. Maltas tostadas, lúpulo y tierra con un toque de café negro. Profundidad muy buena; notas de coco, chocolate, vainilla, y frutas. Paladar con fraganca a humo de larga intensidad. Dulce caramelo, espirituosa y compleja. Final largo, seco y amargo. Muy refinado, un placer de beber si piensas que los fracasos son una rana que se te retuerce en las tripas mientras tu puta vida se viene a menos más y más rápido.

Ranita, yo ya bailaba como un retrasado cuando tú aínda eras un cágado.

trescentos millóns de quintos [PDF]

Advertisements